¿Cómo funciona un radiador de aceite?

Los radiadores de aceite son dispositivos útiles que han demostrado su efectividad durante esos días de mucho frío. Han ganado popularidad y reputación positiva por su capacidad de proyectar el calor, por ser una alternativa mucho más económica que otros calefactores y por garantizar un bajo nivel de consumo de energía. Pero si justo ahora te preguntas cómo funciona un radiador de aceite para mantener calentitos esos espacios donde pasas la mayor cantidad de tiempo, entonces analiza y descubre con nosotros lo que quieres saber para le saques el máximo provecho.

Cómo funciona un radiador de aceite

Un radiador de aceite actúa mediante la combinación de sus sistemas de radiación y convección. Esto hace que el proceso de calentamiento tarde un poco, aunque garantiza, a diferencia de otros artefactos, una retención de temperatura por más tiempo, incluso después de haber apagado el artefacto. Es posible gracias a la inercia del fluido o aceite.

Para empezar, debes conectar el dispositivo a la red eléctrica y encenderlo en el botón indicado. Notarás cómo la resistencia dentro del aparato va incrementando de temperatura. A medida que va calentando, irá transmitiendo energía al aceite por medio del sistema de radiación. Luego pasará directamente a la superficie metálica.

La superficie metálica calentará todo el aire hasta lograr una habitación cómoda y climatizada gracias al sistema de convección.

Elementos para asegurar un óptimo funcionamiento

Para una mejor comprensión del proceso de funcionamiento de un radiador es esencial conocer los siguientes elementos:

✔️Selector de potencia

Se trata de un pequeño botón incorporado al dispositivo que tiene cuando mínimo tres niveles de potencia. El nivel “0” es cuando sencillamente está apagado, el nivel “1” garantiza una mínima potencia, mientras que el nivel “2” una potencia intermedia.

El último nivel asegura la máxima potencia y es ideal para espacios de mayor tamaño durante esos días realmente helados.

Los radiadores fabricados con selectores de potencia son capaces de activar las resistencias en su interior de forma independiente al seleccionar el máxima nivel. Es una excelente alternativa para calentar más rápido y ahorrar más energía.

✔️Termostato

Gracias al termostato de temperatura, tu radiador se apagará cuando el nivel de calor en la habitación sea mayor que el escogido. Pero se encenderá nuevamente cuando esté muy por debajo del establecido.

Este termostato actúa mediante un sensor ubicado en el interior de la unidad.

Algunos versados afirman que no es tan preciso como muchos quisieran, pero definitivamente es la forma más económica que han encontrado los fabricantes para medir el nivel de temperatura en un espacio determinado.

Principales beneficios

Usar un radiador de aceite proporciona una serie de ventajas, de las cuales hablaremos a continuación:

✔️Conservan la temperatura por más tiempo

Este aparato es capaz de conservar la temperatura hasta 45 minutos después de apagarse. ¿Por qué? Pues el aceite se mantiene caliente. El aparato no se enfría mientras el fluido no lo haga.

✔️Portabilidad

No hay que ser un experto para su instalación. Solo sácalo de la caja y conéctalo en la red eléctrica. Además es bastante fácil de trasladar gracias a las ruedas incorporadas en la parte inferior y a sus asas transportadoras. Entre sus cualidades destacan su escaso tamaño y ligereza.

✔️No dejan residuos

El aceite se encuentra en las bobinas al interior del artefacto. Es por esta razón que no emite ningún residuo. El fluido es reutilizable aun cuando se queme por el uso constante.

✔️Bajo nivel de ruido

A diferencia de otros calefactores, los radiadores de aceite son sumamente silenciosos. Tanto que puedes descansar toda la noche sin inconvenientes. De hecho, ni siquiera notarás cuando esté encendido y en pleno funcionamiento.

✔️Fácil de limpiar

No acumulan suciedad ni impurezas, así que limpiarlos no requiere de tu mayor esfuerzo. Bastará pasar un paño húmedo por la superficie mientras el aparato esté apagado y frío.

✔️Mucho más barato

Si buscas un calefactor bueno, bonito y barato, esta es sencillamente tu mejor alternativa. Es de los más económicos, pero también de los más funcionales. Además garantizan un ahorro de energía sustancial que verás reflejado a final de cada mes en la factura de luz.

¿Qué factores considerar antes de comprar?

Si crees que es perfecto para las habitaciones frías y te has animado a comprar, evalúa los siguientes elementos antes de…:

✔️Temporizador

Verifica que el radiador que quieres comprar incluya un temporizador porque esto te permitirá ahorrar energía y evitar situaciones peligrosas. Al activarlo, el dispositivo se apaga automáticamente una vez que la habitación alcance la temperatura escogida por el usuario. Luego volverá a encenderse cuando el nivel de calor disminuya.

✔️Termostato

Un termostato indica el nivel de temperatura de un espacio determinado. Así sabrás si merece la pena o no encenderlo. Si debes activarlo, entonces sabrás cuál nivel de calor es el más adecuado. Esta cualidad también resulta útil al momento de ahorrar energía.

✔️Tamaño

El tamaño del equipo dependerá de tus propios gustos. Para algunos, mientras más grande más calor proyecta. No obstante, hay radiadores compactos que han demostrado su efectividad. Un equipo de tamaño reducido también garantiza un ahorro de espacio, lo que, para muchos, es un gran plus.

✔️Potencia

El nivel de potencia de un radiador es imprescindible a la hora de ser ajustado. Dependerá de la intensidad del frío, del espacio y del tamaño del dispositivo. Ya que vas a adquirir uno, asegúrate que cuente con varios niveles para que escojas el que mejor se ajuste a tus necesidades.